Miedo al cambio

Cuando por razones internas o externas tenemos que enfrentarnos a un cambio sustancial en nuestras vidas solemos (y es normal) tener miedo. El miedo es una emoción (y como siempre os digo todas las emociones son positivas), para gestionar el miedo lo primero que tenemos que hacer es aceptar la emoción. ¿Por qué sentimos miedo? El miedo es una reacción natural que nos protege de aquellas cosas que son potencialmente positivas como el fuego, las alturas, la velocidad, etc El miedo, literalmente, nos salva la vida todos los días.

¿El cambio es peligroso? No necesariamente, sin embargo, ¿cómo lo sabemos? No lo sabemos hasta que no lo hemos analizado en profundidad y experimentado de primera mano. Me dijeron una vez que el miedo a lo desconocido es como entrar en una habitación a oscuras, la solución al miedo es: enciende la luz! Es decir, conoce más a fondo la nueva realidad.

Cuando cambiamos algo de nuestras vidas eso significa que salimos de nuestra zona de confort, es decir, de lo conocido, de lo que ya sabemos y hacemos todos los días y, por lo tanto, hacemos bien. Aquí viene otra de las razones por las que le tenemos miedo al cambio ¿y si al salir de mi zona de confort la nueva realidad me queda grande y hago todo mal? La solución a esto es, sal de la zona de confort poco a poco, da un paso hacia fuera. Cuando más pasos hacia fuera, más estrés, más difícil, más tiempo para adaptarte, pero también mayor recompensa, más adrenalina y más aprendizaje.

Salir de la zona de confort es como subirse en una montaña rusa, subidas y bajadas. ¿Qué pasa si a mi no me gusta la adrenalina, las montañas rusas ni el cambio? No es necesario que salgas de tu zona de confort si no quieres o no te aporta nada salir. Aunque a veces nos vemos obligados, la vida cambia y tenemos que seguir activos. O, queremos algo que conlleva un cambio (vivir con la pareja, un nuevo trabajo que es mejor). Es normal que sientas tristeza, esto es porque estás en duelo por la pérdida de la antigua realidad, acepta y respeta este duelo para poder transitarlo y avanzar. Por otra parte, si no querías este cambio quizás sientas frustración, sentir que no puedes controlar lo que quieres y que te tienes que amoldar a lo que te imponen.

¿Qué pasa con el control? Algunas veces la razón de no poder o no querer salir de la zona de confort es el miedo a perder el control. Es importante que reflexionemos sobre qué grado de control necesitamos y queremos ejercer en los demás y en nuestro alrededor. Es importante controlar la realidad y ser dueños de nuestra vida pero también es importante ser capaz de tolerar un cierto grado de des-control, de dejarse llevar y de adaptarse a la realidad cambiante.

¿A ti también te pasa? ¿Tienes miedo al cambio?

Publicado por mariacamposrams

Me llamo María Campos Rams, he estudiado Psicología en la Universidad de Valencia y Máster en Psicología de la Educación en la Universidad Autónoma de Madrid. Realizo asesoramiento educativo, atención individualizada y talleres de escuela de familias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: