Normas y límites

Educar es acompañar a la infancia en el desarrollo en el crecimiento físico, psicológico, emocional y social así como en la interiorización de valores y realidades. Existen diferentes corrientes dentro de la psicología de la educación y muchas teorías y modelos.

La Cadira Psicología se posiciona dentro de la Parentalidad Positiva.

También existen muchas formas de abordar el temas de las normas y de los límites. Hay corrientes que no están a favor de poner límites porque les parece que es represión o conductismo.

Desde la Parentalidad Positiva se aboga por poner límites naturales con amor y respeto. No es necesario y además es recomendable poner pocas normas, claras y lógicas.

Existen tres tipos de normas: Imprescindibles, negociables y variables.

Las imprescindibles son universales, no pegar, por ejemplo, es una norma que seguramente tengáis en vuestra casa. Las normas universales  se aplican a todas las personas en todos los contextos.

Negociables. Son muy importantes pero se pueden negociar. Por ejemplo, la hora de llegada. Los niños y las niñas deberán tener una hora de llegada adaptada a su edad. Sin embargo, esa hora se podrá negociar dentro de unos márgenes.

Quizás un niño de 11 prefiere salir a jugar con sus amigos el sábado por la mañana (a jugar a fútbol o al parque, por ejemplo) y hacer los deberes por la tarde o al revés. Lo importante será que haga los deberes, que no vuelva muy tarde y que sepamos donde está (ya que 11 años aún es una edad temprana).

Es posible que si vivimos en un pueblo o en un barrio pequeño, nuestro hijo de 11 baje al parque y nosotrxs podemos verle desde la ventana.

Quizás es posible que la actividad que hace tu hijo de 11 sea ir a casa de un amigo suyo y posiblemente nosotrxs conozcamos a sus padres.

Variables. Mejoran la convivencia aunque no son imprescindibles. Por ejemplo, quitarse los zapatos en la puerta de entrada o poner música, etc.

Características de las normas y los límites: Las normas de una casa deberían ser…

Realistas: posibles de cumplir.

Claras y concretas: que puedan ser entendidas.

Ajustadas a la edad, maduración y características personales de las personas que viven en la casa.

Razonadas

Descritas en frases afirmativas ( “no grites” vs. “habla bajito”)

Coherentes y consistentes:  no cambian con el tiempo o la persona.

Consecuencia lógica por incumplimiento.

Publicado por mariacamposrams

Me llamo María Campos Rams, he estudiado Psicología en la Universidad de Valencia y Máster en Psicología de la Educación en la Universidad Autónoma de Madrid. Realizo asesoramiento educativo, atención individualizada y talleres de escuela de familias.

Un comentario en “Normas y límites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: